Madre

Hoy mi madre celebra toda una vida dedicada a la educación (uno de los logros tan duramente conseguidos que algunos quieren socavar ahora, poco más de un siglo después de la Institución Libre de Enseñanza, mucho antes de que la educación pública y gratuita sea instituida de manera auténticamente universal: y así, según Robert J. Barro y Jong Wha-Lee, sólo el 6,7% de la población mundial tiene un título universitario) y yo celebro la ocasión compartiendo con vosotros un pequeño poema inédito, de esos que se disfrutan mejor si se leen en voz alta:

Madre

Madre, nada te pedí y me diste
tres décadas de cielo sobre cielo,
de luna tras luna despuntando
sobre la cadencia de esta madrugada,

de esta reverencia de palabras
surgidas un día de tu regazo
para regalarte nietos rollizos
a cambio de ínfimos disgustos.

Madre, nada te pedí y me diste
en cambio un nombre victorioso
y un amor con que guardarme
de las inclemencias pasajeras,

me diste girasoles y origen,
y esta sed de aguacero y tierra,
y esta zancada de lentos geranios,
y esta alegría de oculta higuera.

Madre, nada te pedí y me diste
cielo sobre cielo y luna tras luna
y este amor que despunta
sobre la cadencia de mis palabras.

Creative Commons License

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s