Algresabía

Siérvito. Hai coraceos i coraceos. Hai quifen farpluya qui hai más coraceos qui lungurranzas. Lus hai instélditos, insúfridos, putumelos i trancalices. I pampumén lus hai lóbregos, coraceos en lus qui ul méramo pululur de sus abocales hornacinan nus, jitanstróficamente, i de lóbregos fizunte nus lúgubres i archoprostes. Agumenón, quendo sapos nus frunce un tessis coraceos i en ul Misimifú Oreste france une frijumpa dul refajo: bachini de lugubricasiones herzambros, le estivabalidad prumperá, fustia entunzes ¡frenexiámenos con pustesías! ¡algresabía, herzambros! ¡algresabía!

Taba

A Julio Denis

De nuestra juventud,
que fue la vuestra,
todo os lo debemos.
La taba, hueso astrágalo de rumiante,
daba culo o suerte
y en raras ocasiones,
pinino,
¡Y cómo gritábamos entonces!
¡La victoria del juego!
En la paridera, el queso
era un espacio trazado
para gloria
de ese otro mundo
inclusivo,
reglado,
justo,
sacro.
Nosotros jugamos a otros juegos pero,
¿cómo podríamos olvidaros?

(“Taba” first appeared in Vulture Magazine, Sept. 2010 [Spain])

Creative Commons License

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s