16

El no saber y
disfrutar la incógnita,

pinzar primero el cigarro con los párpados grises,
luego con los brazos en jarras,
imaginarlo
y extender la mano,
una muñeca,
con el vello erizado,
que indica cuanto deseamos
el humo acre antes de que llegue
a la boca.

El no saber y
despertar con la violácea luz
que incide como un acontecimiento
sobre la tarde sedienta,
desesperando
por beber café de todas las tazas a un tiempo,
pero eso sí,
contigo.

Creative Commons License

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s