12

Huyo de ella,
en la mar hay algo
que hace de mí un detestable.

Yo, a su lado,
soy un disímil seco,
un ser tironeado por venas de agua,
encarado hacia el cielo
soy una casa a la deriva
inundada hasta la cintura
¡Y yo con mis manos demasiado pequeñas para achicarme!
Así me hundo más en la arruga,
en un desmadre terroso,
siempre arrodillado,
sobre el fango.

Creative Commons License

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s