10

Una luna y dos estrellas.

Como una brecha honda se sonríen
de la carne penetrada en un vaivén.

Nos miran con pupilas fluorescentes,
arañan el aire del cuarto
con esquirlas puntiagudas,
desollan un carnero
sobre el centro mismo
de un círculo rojo trazado con tiza.

Estos astros, objetos sin valor,
colgados en una habitación de alquiler,
me observan mientras líquido me deshago
sobre la colcha estampada.

Creative Commons License

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s